Actualidad AEU

11 de Mayo 2022

Hasta un 80% de los pacientes sometidos a cirugía prostatectomía radical podrían presentar algún grado de incontinencia urinaria

  • La Asociación Española de Urología (AEU) ha celebrado recientemente la XXVI reunión nacional del Grupo de Urología Funcional, Femenina y Urodinámica (GUFFU), congregando a más de un centenar de urólogos que compartieron conocimientos, experiencias y avances en este campo de la Urología
  • Ante la incertidumbre en el manejo diagnóstico y terapéutico, la AEU ha desarrollado un protocolo de actuación y recomendaciones de práctica clínica, cuya presentación se ha realizado en dicha reunión

La incontinencia urinaria (IU) es un afecto adverso de la cirugía prostática. De hecho, el 80% de los pacientes presentan IU tras una prostatectomía radical. A pesar de esta afección, solo 3 de cada 10 pacientes son atendidos en los servicios de Urología, y únicamente el 10% es derivado a urología funcional para su correcto tratamiento, tal y como se recoge en la encuesta “La incontinencia urinaria post-cirugía prostática”, desarrollada por Essity y cuyos resultados se han compartido en la reunión nacional del Grupo de Urología Funcional, Femenina y Urodinámica, celebrada recientemente.

“Los profesionales no podemos ni tenemos que asumir una incontinencia ni una disfunción eréctil. Es importante ofrecer al paciente la mejor opción para asegurar su calidad de vida. Es decir, protocolizar que después de una cirugía, nuestra misión como profesionales es ofrecer estrategias terapéuticas para poder hacer una rehabilitación, analizar la situación de la incontinencia a los 6-12 meses y, por último, poder ofertar un tratamiento que pueda ser curativo de su incontinencia”, advierte el Dr. José Luis Gago Ramos del Servicio de Urología del Hospital Germans Trias.

En este circuito, el papel del especialista es guiar al paciente de forma integral para asegurar su bienestar y “no minimizar este afecto adverso” puesto que tiene un alto impacto en su calidad de vida.

La IU es uno de los efectos secundarios que más afectan a la calidad de vida de los varones sometidos a cirugía Prostatectomía Radical (PR), con una incidencia informada de entre el 4%- 39,5% dependiendo del tratamiento realizado (prostatectomía radical abierta, laparoscópica o prostatectomía robótica). Ante la incertidumbre en el manejo diagnóstico y terapéutico, la AEU ha desarrollado un protocolo de actuación y recomendaciones de práctica clínica.

“Este protocolo es importante y es necesario que se active en todos los servicios donde se realice esta intervención quirúrgica y, a su vez, tener centralizado el tratamiento más específico”, advierte.

El protocolo también destaca la importancia de los tratamientos paliativos y, en concreto, la eficacia de los productos absorbentes, tal y como también recoge la Guía Europea de Incontinencia Urinaria en Adultos.

El papel de la enfermería en apoyo al urólogo

Aunque el papel de la enfermería es esencial en el manejo y control del paciente con incontinencia urinaria, el especialista señala la importancia de que sea el propio urólogo quien ofrezca información al paciente sobre los tratamientos paliativos, tales como absorbentes de incontinencia, pinza peneana, colectores.

“El paciente operado de cáncer de próstata confía en el cirujano y que sea él quien le transmita de inicio el beneficio de utilizar estos dispositivos paliativos tiene un valor importante”, recalca.

Precisamente por ello, Essity, compañía líder en higiene personal con una amplia experiencia, entre otras muchas soluciones, en el campo de los absorbentes de incontinencia, gracias a sus marcas TENA Men y TENA Discreet (antes TENA Lady), trabaja por la innovación y por el desarrollo de productos para el manejo de la IU, como la ropa interior absorbente y soluciones terapéuticas que contribuyen a resolver o aliviar esta patología.