V-147 Presentación: Vídeo

RESUMEN DE COMUNICACIÓN
Tumorectomía renal robótica en riñón en herradura
Nakdali Kassab, B; Gómez Garberí, M; Egea Sancho, C; Muñoz Montoya, M; Valle Luna, V; De Pablos-Rodríguez, P; Wong, A; Gómez Ferrer, A; Ramírez Backhaus, M; Ortiz Gorraiz, Ma
Instituto Valenciano de Oncología

INTRODUCCIÓN

El riñón en herradura es una anomalía congénita del sistema urinario en la cual los dos riñones están fusionados en la parte inferior, formando una estructura similar a una herradura. La prevalencia del riñón en herradura es relativamente baja y se estima que afecta a aproximadamente 1 de cada 400 a 600 personas. Es más común en hombres que en mujeres y a menudo se diagnostica incidentalmente durante estudios médicos realizados por otras razones, ya que la condición suele ser asintomática en la mayoría de casos.

El cáncer renal es una enfermedad relativamente poco común en comparación con otros tipos de cáncer – 3% de todos los cánceres -, pero su incidencia ha aumentado en las últimas décadas debido al diagnóstico incidental por el incremento de uso de pruebas complementarias. El tratamiento quirúrgico del CCR tiende a la preservación del mayor número de nefronas posible y por tanto a cirugías menos agresivas como la nefrectomía parcial o la enucleación de la lesión, siempre y cuando las características del tumor lo permitan.


MATERIAL Y MÉTODOS
Se presenta el caso de una tumorectomía renal robótica en un paciente varón de 40 años con riñón en herradura, diagnosticado incidentalmente de una masa renal sólida en riñón izquierdo. En el vídeo, se definen y se muestran detalladamente las estructuras anatómicas que se identifican con una distribución atípica propia del riñón en herradura. Además, se muestra la técnica de enucleación del tumor y las diferentes suturas empleadas para un adecuado control del lecho.


RESULTADOS
El tiempo quirúrgico es de 95 minutos, con un tiempo de isquemia de 17 minutos y un volumen total de sangrado de 30 cc. La anatomía patológica es de un carcinoma renal de células claras (grado nucleolar 2) pT1a (13 mm) con margen libre de neoplasia.


CONCLUSIONES
La cirugía robótica permite realizar casos complejos de tumorectomía renal, permitiendo un mayor control vascular ante una anatomía atípica y facilitando las rafias interna y externa ante tumores de difícil abordaje.