V-258 Presentación: Vídeo

RESUMEN DE COMUNICACIÓN
Fístula Vesico-Vaginal. Reparación laparoscópica: paso a paso.
Castroviejo Royo, F.; Conde Redondo. C.; Bedate Núñez, M.; Cuellar Martín, L. A.; Herranz Arriero, A.; Sierrasesumaga Martín, N.; D´Angelo, M. G.; López Rojo, S.; Calleja Escudero, J.
Hospital Clínico Universitario de Valladolid

La definición de fistula es el paso anormal entre dos órganos internos o desde un órgano hasta la superficie del cuerpo. Se nomina generalmente de acuerdo con los órganos que comunica.

En el mundo en desarrollo un cuidado obstétrico deficitario es generalmente la causa de la fistula vesico-vaginal (FVV),  en los países desarrollados la causa más frecuente es la cirugía pélvica o ginecológica y entre ellas es la histerectomía por proceso benigno (60-75%) la más frecuente.

Se debe clasificar la FVV según la localización anatómica, el tamaño o la extensión de la fístula.

El tratamiento quirúrgico es el método ideal en la reparación de fistulas vesico-vaginales (FVV).  El abordaje de las FVV se puede realizar por vía vaginal, abdominal laparoscópica o robótica o combinada.

En nuestro caso presentaremos la reparación abdominal de una fístula vesico-vaginal por vía laparoscópica paso a paso.  

Material y Métodos.

Presentamos el caso de una mujer de 62 años con antecedente de histerectomía abdominal por miomas 3 meses antes que acuda a nuestra consulta por incontinencia urinaria inadvertida,  tanto diurna como nocturna sin relación de esfuerzos ni urgencia miccional.

Presenta:

-Pad-test 24 horas: 552 gramos.

-Colposcopia con orificio en cúpula vaginal, entre las 12 y la 1. Colocamos gasa en vagina y rellenamos vejiga con azul de metileno, objetivando paso de azul a gasa.

-Cistografia retrógrada: desde el comienzo del relleno vesical se objetiva fístula vésico-vaginal, desde la zona media de la cara posterior vesical hasta la parte superior de la vagina.

- Cistoscopia: Uretra de buen calibre. Se objetiva orificio fistuloso en retrotrígono de aproximadamente 1 cm de diámetro.

Se realiza reparación laparoscópica vía intraperitoneal, técnica descrita por Legue y popularizada por O’Connor que consiste en una disección posterior de la vejiga hasta el orificio fistuloso, que permite la resección del trayecto y el cierre sin tensión; además, es posible la interposición de epiplón. Previamente se tutorizan ambos uréteres con catéteres ureterales y se tutoriza la fistula mediante otro catéter para ayudar a su correcta identificación, disección y resección.

Resultados

La paciente no presento complicaciones postoperatorias inmediatas.

Se retiraron los catéteres ureterales externos a las 48 horas y se dio de alta con sonda vesical durante 21 días.

Previo a la retirada de la sonda vesical se realiza cistografía observando la indemnidad de la pared vesical y la ausencia de fugas de contraste ni trayectos fistulosos.

Conclusiones.

Las fistulas vesico-vaginales son una patología en la que los Urólogos debemos pensar ante una clínica sospechosa en una paciente con cirugías pélvicas previas y ofrecer el tratamiento más adecuado, siendo el abordaje vaginal o laparoscópico opciones válidas e individualizar las indicaciones según la paciente, la localización y el tamaño de la fistula.