V-21 Presentación: Vídeo

RESUMEN DE COMUNICACIÓN
Hidrocáliz. Heminefrectomía parcial laparoscópica con conversión a cirugía abierta
RUIZ DE CASTROVIEJO BLANCO, J; GARCÍA CARDOSO, JV; AMARUCH GARCÍA, N; GÓMEZ JORDANA MAÑAS, B; TUFET I JAUMOT, JJ; PÉREZ AIZPURÚA, X; OSORIO OSPINA, F; GONZÁLEZ PÁEZ, R; MATTA PÉREZ, JC; CABELLO BENAVENTE, R; GONZÁLEZ ENGUITA, C
Hospital Universitario Fundación Jiménez Díaz

Se presenta el caso de paciente mujer de 46 años con antecedentes de pielonefritis derecha y litiasis renal izquierda, que en contexto de cólico renoureteral derecho febril se objetiva formación quística renal derecha, con drenaje percutáneo del mismo obteniendo 600 mL de líquido purulento. No se obtiene aislamiento microbiológico y al análisis bioquímico se obtienen niveles de creatinina compatibles con orina.

Se solicita nuevo tac con urografía en la que se evidencia dilatación de grupo calicial superior derecho con abundante contenido aéreo y catéter de drenaje en su interior. En fase excretora se observa leve cantidad de contraste en su parte más declive. Podría tratarse de un pielón superior dilatado o divertículo calicial obstruido. Con los hallazgos se propone heminefrectomía derecha laparoscópica.

Durante la cirugía, se produce apertura accidental de pleura parietal sin compromiso respiratorio ni hemodinámico. Además, debido a la localización, control de sangrado, y a la imposibilidad para asegurar una correcta resección completa del hidrocáliz, se decide conversión a cirugía abierta.

La anatomía patológica revela cambios fibroinflamatorios crónicos asociados. La paciente es dada de alta a las 72 horas portando CDJ derecho, que se retira a las 3 semanas. En la ecografía de control no se objetivan alteraciones, permaneciendo asintomática.

Como conclusiones, se trata de una patología relativamente poco frecuente, en el que la sintomatología de esta, como infecciones de repetición, dolor lumbar, hematuria, sepsis, serán las que guíen la indicación del tratamiento. En caso de síntomas leves y sin compromiso renal, podremos optar por la observación y seguimiento. Por el contrario, en caso de afectación renal severa, infecciones graves, abordaremos el hidrocáliz mediante cirugía endourológica o laparoscópica.