V-181 Presentación: Vídeo

RESUMEN DE COMUNICACIÓN
Fistulorrafia transvaginal para la reparación de fístula vesico-vaginal en la edad pediátrica
Quereda-Flores, F; Gil-Azkárate M; Beviá Romero, Aj; Polo, A; Conca, Ma; March, Ja; Bonastre, C; Serrano A
Hospital Universitario y Politécnico la Fe

INTRODUCCIÓN

La fístula vesico-vaginal es una patología infrecuente en la infancia ya que las principales causas observadas en adultos (obstétricas, cirugías pélvicas y radioterapia), son poco prevalentes en edad pediátrica donde predominan otras como los traumatismos externos. Su cirugía reparadora constituye un reto para el urólogo pediátrico, tanto por la escasa casuística como por la complejidad técnica y dificultad del abordaje vaginal condicionado por la menor amplitud de la vagina respecto a las mujeres adultas.

Se presenta el caso de una mujer de 12 años remitida en 2022 por incontinencia urinaria continua. Antecedente de traumatismo abdominal penetrante en 2017 en Sáhara Occidental con perforación vesical e intestinal, interviniéndose en su origen de forma urgente realizando colostomía izquierda; cierre de la misma 5 años después. Se realiza CUMS que muestra fuga de contraste desde pared vesical posterolateral izquierda, por lo que se interviene de fistulorrafia transvaginal.

MATERIAL Y MÉTODOS

Uretrocistoscopia y vaginoscopia identificando trayecto fistuloso desde hemitrígono izquierdo hasta tercio medio de vagina que se tutoriza con catéter de 5CH. Se tutoriza uréter izquierdo con catéter de 4CH. Se libera sinequia cicatricial entre cara anterior y posterior vaginal con bisturí eléctrico. Se colocan suturas de tracción alrededor del orificio fistuloso en cara vaginal anterior. Incisión circunferencial con bisturí eléctrico alrededor del orificio. Disección del espacio vesico-vaginal. Escisión con tijera de bordes mucosos del orificio fistuloso vesical para revitalizar los mismos. Cierre vesical mediante puntos sueltos con sutura reabsorbible monofilamento en 2 planos (mucosa-mucosa con PDS-6/0 y detrusor-detrusor con PDS-5/0). Cierre de pared vaginal anterior con puntos sueltos PDS-5/0. Uretrocistoscopia comprobando cierre del orificio fistuloso. Se deja compresa vaginal con betadine que se retira en 48 horas, y sonda vesical y catéteres ureterales.

RESULTADOS

A los 8 días se realiza cistografía de control sin evidencia de fugas, por lo que se retira la sonda vesical y catéteres ureterales y es dada de alta sin otras incidencias reseñables. Se realiza un control clínico en consulta al mes con continencia completa y sin incidencias.

CONCLUSIÓN

La fistulorrafia vía vaginal es una técnica quirúrgica compleja pero factible y segura en pacientes pediátricas puberales y pospuberales.