V-228 Presentación: Vídeo

RESUMEN DE COMUNICACIÓN
Tratamiento Laparoscópico de Fístula Vesico-Vaginal: descripción de la técnica en 2 casos.
Bada, M; Bellido, J.A.; Sanchez Puy, A.; Tarragòn, S.; Marco, L.M.; Castañeda, R.; Zordani, A.; Vega, C.; Martos, R.; Salinas, D.; Peña, J.A.
Uros Associats- Servicio Privado de Urologia Clinica Sagrada Familia Barcelona

Las fístulas vesicovaginales (FVV) no obstétricas, originadas principalmente por trauma quirúrgico iatrogénico, como en histerectomías abdominales, también pueden surgir debido a radioterapia e infecciones. Esta patología devastadora se caracteriza por una fuga urinaria persistente. La European Association of Urology (EAU) destaca la importancia de una anamnesis detallada y un examen físico respaldados por imágenes para confirmar el diagnóstico. El tratamiento con la técnica modificada de O'Connor mediante laparoscopia destaca por reducir el trauma, la morbilidad y permitir una recuperación rápida, ofreciendo así una valiosa opción. 

Presentamos dos casos de fístulas vesicovaginales (FVV) no obstétricas tratadas mediante abordaje laparoscópico.

Caso I: Una mujer de 69 años con antecedentes de histerectomía radical por miomas uterinos desarrolló incontinencia urinaria vaginal postoperatoria. La confirmación del diagnóstico de FVV se logró mediante estudios de imágenes y cistoscopia flexible.

Caso II: Mujer de 66 años, con historial de cesárea y histerectomía por fibroma uterino, experimentó incontinencia urinaria 20 años después de la histerectomía. El diagnóstico de FVV se confirmó mediante tomografía computarizada con contraste y cistoscopia flexible.

Iniciamos con la identificación del trayecto fistuloso mediante cistoscopia rígida. La paciente en posición de Lloyd Davis, con 3 puertos de 5 mm y 1 de 10 mm a nivel de la cicatriz umbilical. Desarrollamos el espacio vesicovaginal con una valva vaginal: identificacion de la fistula. Abrimos la vagina sagitalmente. Identificamos y abrimos la vejiga. Sección de epiplón, confirmación de la vitalidad de los bordes vaginales. Cierre de la vagina con sutura continua horizontal v-lock 3/0, interposición de epiplón, y cistorrafia con sutura continua vertical 3/0 v-lock y 2/0 v-lock. Revisamos la estanqueidad y llenamos la vejiga con 300 cc de suero fisiológico.

La cirugía tuvo una duración de 130 minutos en el primer caso y 110 minutos en el segundo, con un sangrado estimado de 50 cc frente a 80 cc, respectivamente. Se mantuvo el drenaje durante 24 horas, y las pacientes fueron dadas de alta a los 2 días, portando una sonda vesical durante un período de 2 semanas.

La reparacion laparoscopica de la fistula vesico vaginal es un procedimiento factible y mini invasivo en los casos seleccionados.