V-261 Presentación: Vídeo

RESUMEN DE COMUNICACIÓN
Tratamiento de fístula vesico-perineal por vía laparoscópica transvesical.
Porcel Martin, F.J; Herrero López, L.; Yagüe Barrado M; Rodriguez Cuevas O.M; Mas Lucas R; Bermúdez Villaverde R; Moya Villalvilla I; Díaz Naranjo S; Gallego Matey A; Muñoz Delgado B; Sanz Sacristán F.J
Complejo Asistencial de Segovia

Las fístulas vesicales constituyen una patología compleja y que presentan grandes retos, especialmente por el grupo de pacientes en el que presenta una incidencia elevada y porque suponen un importante desafío quirúrgico. Se presenta un caso de fistula vesico-perineal reparado por vía laparoscópica con acceso transvesical.

Se presenta un caso de un varón de 65 años, hipertenso, diabético, y anticoagulado por flutter auricular. En 2018, se realiza prostatectomía radical laparoscópica por cáncer de próstata gleasson 3+4. En el seguimiento, se detecta una posterior recidiva bioquímica en 2021 siendo tratado con radioterapia. En marzo de 2023, es diagnosticado de un adenocarcinoma de recto, por lo que es operado con amputación abdominoperineal laparoscópica con colostomía terminal. Durante esta cirugía se produce una apertura accidental de la vejiga que es reparada en el mismo acto quirúrgico por cirujanos generales. En el décimo sexto día postoperatorio, tras episodio de íleo paralítico, se inicia débito perineal de líquido y se contacta con Urología por sospecha de fístula vesico-perineal.

Dada la sospecha diagnóstica, se inicia el estudio con toma de muestra del líquido con bioquímica, que confirma origen de la vía urinaria. Tras ello, se solicitan las correspondientes pruebas complementarias. Cistografía y URO-TC de confirmación de la fístula vesical y que describe trayecto fistuloso con fuga de contraste hacia región glútea izquierda, además de un defecto de pared en la zona más inferior de la pared posterior de la vejiga.

Con estos hallazgos, se indica la cirugía reparadora. Previamente, se realiza una cistoscopia flexible que confirma un orificio de 1 cm de diámetro en trígono, en línea media intermeatal.

En un acto quirúrgico, se realiza el cierre de la fístula por vía laparoscópica transvesical, siendo este exitoso y encontrándose el paciente sin signos de recidiva tras 10 meses de seguimiento.

Por tanto, podemos concluir que el acceso laparoscópico transvesical, es una vía de acceso segura que permite reproducir la vía clásica transvesical en cirugía abierta.  Además, añade las ventajas de precisión y control de los órganos que permite la cirugía laparoscópica.