V-268 Presentación: Vídeo

RESUMEN DE COMUNICACIÓN
Diverticulectomía vesical laparoscópica
Sánchez-Rosendo, L.; Hernández, V.; Gonzalo, A; Llorente, C
Hospital Universitario Fundación de Alcorcón

Los divertículos vesicales son herniaciones de la mucosa de la vejiga a través de las fibras del detrusor. Existen diferentes indicaciones de tratamiento quirúrgico, entre las que se encuentran las complicaciones infecciosas de repetición.

Presentamos el caso de un varón de 48 años sin antecedentes personales de interés, en seguimiento por una estenosis uretra bulbar sometida a varias uretrotomías endoscópicas, y  a una uretroplastia de ampliación con injerto de mucosa bucal en 2009.

Retoma seguimiento en 2023 tras episodio de orquitis complicada. Se realiza entonces una uretrocistoscopia, visualizando una uretra peneana proximal con varios anillos estenóticos que se dilatan con balón neumático y una uretra bulbar amplia con mucosa de buen aspecto. Se realiza también una cistografía, objetivando imagen sacular de 18 cm de diámetro en vertiente anterolateral derecha de la vejiga, compatible con un divertículo vesical. Se propone, entonces, diverticulectomía vesical laparoscópica.

En primer lugar se realizó cistoscopia para intento de cateterización ureteral pero no fue posible encontrar el meato, por lo que se decidió comenzar con el tiempo laparoscópico mediante acceso transperitoneal.

Comenzamos abriendo el peritoneo en la cara anterolateral para acceder al espacio extraperitoneal. Empezamos a disecar identificando las estructuras vasculares de la zona y el uréter, y delimitando la cara lateral de la vejiga.  

A continuación, procedemos a la disección de la grasa perivesical hasta identificar la pared de la vejiga, tratando de encontrar el límite entre el divertículo y la pared sana. Comprobamos la correcta identificación del mismo mediante iluminación transvesical con cistoscopia simultánea.

Una vez asegurado, abrimos el divertículo, visualizando la boca del mismo. Exploramos el interior del divertículo para descartar la presencia de lesiones sospechosas, litiasis u otros hallazgos.

Procedemos a la disección del uréter distal hasta su inserción en la vejiga para evitar lesiones a la hora de la exéresis del divertículo.

A continuación, seguimos con la resección del divertículo, despegándolo de los tejidos circundantes hasta su liberación completa.

Lo extraemos en bolsa y procedemos al cierre del defecto vesical mediante sutura continua.

Finalizamos la cirugía comprobando estanqueidad correcta de la sutura mediante lavado manual a través de la sonda vesical, y colocando un drenaje en el lecho quirúrgico.