V-49 Presentación: Vídeo

RESUMEN DE COMUNICACIÓN
Prostatectomía radical robótica en cirugía mayor ambulatoria: Detalles anestésicos y Resultados quirúrgicos en nuestro centro
Picola Brau, N.; Moretó Vilella, E.; De Fuentes Beltruz, N.; Elias Cañavera, F.J.; Castells Esteve, M.; Suárez Novo, J.F.; Cabrera Coma, A.; Vigués Julià, F.
Hospital Universitari de Bellvitge, Hospitalet de Llobregat.

INTRODUCCIÓN

La prostatectomía radical robótica (PRR) es uno de los tratamientos estándares para el cáncer de próstata localizado, pudiéndose realizar bajo régimen de cirugía mayor ambulatoria (CMA) en algunos casos.

MATERIAL Y MÉTODOS

Presentamos los detalles anestésicos individualizados para la implantación de un programa de prostatectomía radical robótica en CMA y los resultados quirúrgicos en nuestro centro, mostrando el caso de un paciente intervenido en CMA tras diagnóstico de un adenocarcinoma de próstata de riesgo intermedio desfavorable.

RESULTADOS

Entre marzo 2021 y diciembre 2023 se realizaron un total de 68 PRR en CMA. Con una edad media de 68 años, se intervinieron 42 casos (61.8%) con diagnóstico de adenocarcinoma ISUP 2 y 15 (22.1%) ISUP 3, con una mediana de volumen prostático de 46cc.

Destacar que durante la anestesia general se opta por un uso menor de opiáceos para un mejor control de los síntomas al despertar. Además, se realiza una infiltración de los puntos de inserción de los trócares mediante ropivacaína al 0.2% tanto antes de su colocación como tras su retirada. También, se instilan 10cc de ropivacaína al 0.2% en el saco de Douglas para conseguir un bloqueo somato-visceral.

De los 68 casos, 65 (95.6%) fueron alta en CMA, teniendo 3 (4.4%) ingresos por dolor, ortostatismo y fístula urinaria. 14 (20.6%) reconsultaron a urgencias, siendo en 9 (13.2%) complicaciones Clavien-Dindo I. 5 (7.4%) reingresaron por complicación Clavien-Dindo II (4, 5.9%; 3 fiebre y 1 hematoma pélvico) y IIIb (1, 1.5%; evisceración supraumbilical en el 8º día posquirúrgico).

CONCLUSIÓN

La prostatectomía radical robótica en CMA es factible y segura en casos seleccionados gracias a la implantación de un programa multidisciplinar de forma conjunta con anestesia y enfermería. Además, una correcta adaptación de la anestesia y medicación tras el alta permitirá un mejor control de los síntomas postoperatorios.