P-43 Presentación: Póster virtual

RESUMEN DE COMUNICACIÓN
Impacto en el diagnostico del cancer de Próstata como consecuencia de la reducción de un cribado oportunista durante la pandemia por Covid-19.
Gonzalo Balbás, A; De La Peña Zarzuelo, E; Guijarro Cascales, A; Hernández Cañas, V; Macía Díaz, M; Jiménez Alcaide, E; García Fuentes, C; Pérez Fernández, E; Llorente Abarca, C
Hospital Universitario Fundación Alcorcón

INTRODUCCIÓN:

La COVID-19 produjo un colapso en la atención sanitaria, especialmente en atención primaria. En algunas enfermedades como el cáncer de próstata, no directamente relacionadas con la pandemia, pudo producirse un impacto en su diagnóstico precoz, especialmente si este depende de un cribado oportunista, modelo generalizado en nuestro entorno.

El objetivo del estudio es conocer el supuesto impacto de la reducción de la atención sanitaria (y por tanto del cribado de CP) en el diagnóstico del cáncer de próstata.

MATERIAL Y MÉTODOS:

Estudio retrospectivo de todos los pacientes diagnosticados de CP en nuestro centro entre  

marzo 2019 y marzo 2022.

Se analizaron las variables demográficas, bioquímicas y anatomo-patológicas al diagnóstico, así como el tratamiento inicial recibido y se correlacionó todo ello con la evolución de la pandemia dividiendo a los pacientes en tres grupos de  periodos anuales: 1(prepandemia), 2(pandemia), 3(postpandemia).

RESULTADOS:

En el periodo de estudio 343 pacientes(119 prepandemia, 83 pandemia y 141 postpandemia) fueron diagnosticados de cáncer de próstata con una media de edad de 71,36 años y mediana de PSA de 8,5ng/mL (RIQ 6,15-13,2).

El 10% de los pacientes diagnosticados en el periodo 3 se diagnosticaron en un estadio >T3 frente al 7,6% y 3,6% de los periodos 2 y 1, respectivamente.

El 7,8% de los diagnosticados de los pacientes diagnosticados en el periodo final del estudio presentaban afectación ganglionar al diagnóstico frente al 6% de los periodos prepandémicos.

El 10% de los pacientes diagnosticados tras la pandemia presentaron metástasis al diagnóstico frente al 8,5% y 7,3% diagnosticados antes y durante la pandemia, respectivamente.

Por último, el 35% de los pacientes diagnosticados tras la pandemia tenían un Gleason >8 frente al 27,6% y 33,3% en los anteriores periodos.

Aunque estos datos no alcanzaron la significación estadística parecen observarse en la población analizada características de peor pronóstico tras la COVID-19.

CONCLUSIONES:

La Pandemia COVID-19 produjo una reducción del cribado oportunista en nuestro medio. En consecuencia, y en coherencia con los ensayos publicados sobre el uso del PSA, una disminución en las tasas de detección, y una mayor agresividad de la enfermedad al diagnóstico.