P-107 Presentación: Póster virtual

RESUMEN DE COMUNICACIÓN
Prevalencia de los déficits en el manejo de la información, impacto familiar y afectación emocional en los pacientes con cáncer de próstata avanzado.
Cruz Mir, A; Ordóñez Cruz, C; Bestard Vallejo, J; Pérez Polo, M; Coello González, A; Seco Frías, J; Rubio Ballesteros, F; Gutiérrez Sanz-Gadea, C
Hospital Universitario Son Llàtzer

INTRODUCCIÓN

Los déficits en el manejo de la información (DMIs) tales como el uso de un lenguaje inadecuado o no tener en cuenta la opinión del paciente, un tiempo de consulta excesivamente corto o la incapacidad a la hora de interrogar sobre el impacto familiar o la afectación emocional suelen ser quejas habituales en las consultas de cáncer de próstata avanzado (CPA).

MATERIAL Y MÉTODOS

Entre enero y noviembre de 2021 se llevaron a cabo a 79 entrevistas telefónicas a pacientes con CPA en las cuales se les interrogaba sobre las cuestiones anteriormente expuestas, correlacionando dichos resultados con factores clínicos y socio-económicos de los pacientes.

RESULTADOS

Sólo 10 pacientes (12.6%) manifestaban DMIs  y sólo 5 (6.3%) deseaban disponer de más tiempo en la consulta o bien que estas fueran más frecuentes. Sin embargo, 48 (60.7%) manifestaban que su enfermedad estaba afectando negativamente a su familia, y 52 (65.8%) manifestaban que su enfermedad les estaba afectando anímicamente y no se les estaba dando una atención psicológica adecuada.

En comparación con el resto de pacientes, aquellos que manifestaban DMIs se diagnosticaron con mayor frecuencia en estadio N0M0 (p=0.034) y con unos niveles de PSA más bajos (5 vs 16.2 ng/mL, p=0.005). Los pacientes que presentaban mayor afectación emocional tenían también un PSA al diagnóstico más bajo (8.8 vs 17.9 ng/mL, p=0.019) y habían sido sometidos en mayor proporción a prostatectomía radical (OR 11.2, p=0.026). Los pacientes que aquejaban mayor impacto familiar presentaban en mayor proporción tumores localmente avanzados al diagnóstico (OR 24.4, p=0.005) y vivían con mayor frecuencia solos (OR 17, p=0.005).

Todos los pacientes fueron visitados por el mismo urólogo en una consulta específica, siendo la mediana de tiempo de seguimiento por dicho urólogo de 3.8 años (8.2-1.2).

CONCLUSIÓN

Si bien la percepción de DMIs entre las pacientes con CPA es infrecuente y la duración y cadencia de las visitas se suele considerar adecuada, existe un ámbito de mejora a la hora de valorar en el impacto familiar o la afectación emocional de dichos pacientes. La personalización de la consulta en un único urólogo puede ser la causa de la baja tasa de DMIs detectada.