P-367 Presentación: Póster virtual

RESUMEN DE COMUNICACIÓN
Análisis de los factores predictivos de hemorragia espontánea y crecimiento de los angiomiolipomas renales: ¿Es necesario un seguimiento estrecho?
Fernández-Mardomingo Diaz, A.; Artiles Medina, A.; López Curtis, D.; Subiela Henríquez, J. D.; López Tello, F.; Sánchez González, A.; Brasero Burgos, J.; Gómez Dos Santos, V.; Jiménez Cidre, M.A.; Burgos Revilla, J.
Hospital Universitario Ramón y Cajal

Introducción:

Las guías de la Asociación Europea de Urología (AEU) recomiendan vigilancia activa (VA) como manejo habitual de la mayoría de angiomiolipomas renales (AMLs). Sin embargo, no existe una estrategia ajustada al riesgo bien establecida para su seguimiento. El objetivo del estudio fue evaluar los factores de riesgo asociados a crecimiento tumoral (CT) y complicaciones hemorrágicas (CH) a largo plazo de los AMLs.

Material y métodos:

Estudio unicéntrico retrospectivo; se incluyeron pacientes diagnosticados entre 2008-2022 de AMLs en TC/RMN y se recogieron variables clínico-radiológicas. Se determinó mediante análisis de Kaplan–Meier el riesgo de CH y se identificaron predictores de CT y CH mediante regresión logística multivariable.

Resultados:

Se incluyeron 150 pacientes: seguimiento mediano 64,5 meses(25-102). La mediana del tamaño fue 14 mm(RIQ 8-26). 84% eran mujeres. 6,7% padecían esclerosis tuberosa. 10% presentaban AML bilateral y 18,7% múltiples AMLs. Respecto a las características radiológicas, las unidades Hounsfield(HU) promedio fueron -42,7(± 23,5). 6,7% de los AMLs eran pobres en grasa, y 64,6% eran ricos en ella (≤-10HU en TC con contraste). Con respecto al componente vascular, se observó en 9,3% la presencia de al menos una arteria visible y captación de contraste, y en 6,7% aneurismas intralesionales (4,6% >5 mm).

El 53% de los AMLs no presentó crecimiento en el seguimiento. En aquellos con CT, la mediana fue de 0,75 mm/año (0,35-1,3); solo 5 presentaron tasas de crecimiento >3mm/año.

6 pacientes presentaron sangrado retroperitoneal (4%). Todos estos AMLs eran >4 cm, 3/6 con vascularización abundante y 2/6 con aneurismas intralesionales.

El riesgo a 5 años de CH fue 4% (CI 95% 3-5). La existencia de vascularización abundante y el tamaño al diagnóstico fueron los principales predictores de CH (OR 11,1 y 1,02, respectivamente), con 2% de aumento de riesgo de CH por cada milímetro de CT.

Conclusión:

La VA es un abordaje válido en múltiples pacientes dada la lenta progresión de CT y bajo riesgo de CH. Algunos hallazgos en pruebas de imagen, como los aneurismas intralesionales y la existencia de vascularización abundante, pueden ser útiles para predecir el riesgo de CH y adecuar las recomendaciones durante el seguimiento