P-214 Presentación: Póster virtual

RESUMEN DE COMUNICACIÓN
¿Es necesario utilizar profilaxis antibiótica previo a cistoscopia de forma rutinaria? Estudio comparativo aleatorizado.
Martín Rodríguez, R.; González Albarrán, C.; Medina Polo, J.; Caro González, M. P.; Calzas Montalvo, C.; Juste-Álvarez S.; De La Calle Moreno, A.; Gonzalez Ginel, I.; Rayo Encinas, C.; Guerrero Ramos, F; Gomez Del Cañizo, C.; Hernández Arroyo, M.; Teigell Tobar, J.; Rodríguez Antolín, A.
Hospital Universitario 12 de Octubre, Madrid.

INTRODUCCIÓN Y OBJETIVOS

Las infecciones del tracto urinario (ITU) son complicaciones frecuentes tras una cistoscopia. El objetivo de la profilaxis antibiótica es disminuir las complicaciones tras procedimientos diagnósticos y terapéuticos. Aunque es una práctica común, la European Association of Urology (EAU) sugiere que no es necesaria la profilaxis antibiótica en pacientes sin factores de riesgo. La recomendación de las guías de práctica clínica se basa en estudios con abundantes sesgos.

El objetivo del presente estudio es evaluar la incidencia de infecciones comparando el empleo o no de profilaxis antibiótica previo a la realización de cistoscopia. Además, evaluamos factores de riesgo de infección.

MATERIAL Y MÉTODOS

Realizamos un estudio prospectivo de 3 meses con pacientes sometidos a cistoscopia en nuestro centro, excluyendo aquellos con catéteres urinarios. Incluimos 260 pacientes, aleatorizados en dos grupos: 116 recibieron profilaxis con fosfomicina monodosis y 144 no recibieron tratamiento. Durante el primer mes post-cistoscopia, evaluamos la incidencia de infección del tracto urinario sintomática, considerando la profilaxis y factores de riesgo asociados a mayor infección.

RESULTADOS

Ambos grupos muestran homogeneidad en cuanto a sexo, hallazgos cistoscópicos y dificultad para su realización.

La incidencia de ITU fue del 2,1% (3/144) en el grupo sin profilaxis frente al 2,6% (3/116) en el grupo con profilaxis (p=0,552). Ingresó por ITU un paciente de cada grupo (0,7% en el grupo sin profilaxis y 0,9% en aquellos que reciben fosfomicina, p=0,980). Analizando posibles factores de riesgo de infección se observó mayor incidencia en mujeres que en hombres (4,8% y 1,8% respectivamente, p=0,250). Del total de 6 pacientes con ITU, existió dificultad para la realización de la cistoscopia con necesidad de dilatar en uno de ellos y se diagnosticó tumor vesical en otros dos (2/35).

CONCLUSIONES

El presente estudio aleatorizado muestra que no existen diferencias en cuanto a incidencia de infecciones urinarias en pacientes sometidos a cistoscopia que reciben o no profilaxis antibiótica. De este modo, no es necesario hacer profilaxis antibiótica de forma rutinaria previo a cistoscopia. Existe mayor riesgo de infección en mujeres y aquellos con dificultad para acceder con cistoscopio, por lo que habría que valorar profilaxis en casos seleccionados.