P-218 Presentación: Póster virtual

RESUMEN DE COMUNICACIÓN
Prácticas relacionadas con el sondaje vesical: una encuesta a profesionales de la salud españoles
Luque González, M. (1); Armas Moreno, C. (1); Mòdol Vidal, M. (1); Castellano Santana, P.R. (2); Santos, T. (3); Muñoz Calahorro, C. (4); Ruiz Canales, J. (1); Endrenyi, S. (1); Serrano Muñoz, M. (1)
(1) Rethink Medical Sl, Las Palmas de Gran Canaria, España. (2) Universidad de Las Palmas de Gran Canaria, Las Palmas de Gran Canaria, España. (3) Champalimaud Fundation, Lisboa, Portugal. (4) Hospital Universitario Infanta Elena, Valdemoro, España.

Introducción y objetivos

El sondaje vesical es un procedimiento invasivo que tiene complicaciones, como las infecciones del tracto urinario asociadas al sondaje vesical (ITU-SV). El proceso de sondaje se ha estandarizado ampliamente a nivel nacional e internacional, sin embargo, la adhesión es significativamente baja, principalmente por la sobrecarga de trabajo del personal sanitario, una situación exacerbada por la escasez de personal e infraestructuras. Diversos artículos muestran que las complicaciones asociadas al sondaje vesical podrían mitigarse mediante formación, supervisión, optimización de la carga de trabajo y el diseño de productos innovadores destinados a reducir riesgos y facilitar las tareas del personal sanitario. 

El objetivo de este estudio es explorar las prácticas de enfermería en España relacionadas con el sondaje vesical.

Materiales y métodos

Se distribuyó un cuestionario anónimo a enfermeras y enfermeros en España para obtener información sobre la técnica de sondaje vesical. El cuestionario contenía 35 preguntas de opción múltiple, y los datos recopilados se analizaron con métodos estadísticos descriptivos.

Resultados

En la encuesta participaron un total de 201 enfermeras, de las cuales un 66.7% reportó haber realizado más de 50 sondajes vesicales a lo largo de su carrera y sólo un 14.4% afirmó estar siempre acompañado durante el mismo proceso. El 53.2% de los encuestados se ha manchado con orina alguna vez durante la inserción, y de estos, un 17.9% de las enfermeras consideró que era orina hematúrica. Sin embargo, el 92% nunca acudió al departamento de prevención de riesgos laborales por este motivo. Paralelamente, apenas un 13.4% indicó que siempre puede garantizar la esterilidad durante el procedimiento. El 96.5% admitió pinzar la sonda, aunque existen opiniones divididas sobre el mejor lugar para hacerlo. Sin embargo, el 67.2% nunca lleva a cabo ejercicios vesicales con sus pacientes.

Conclusiones

Los resultados indican que la escasez de personal, junto con la alta carga de trabajo, son factores clave en el incumplimiento de los protocolos de sondaje vesical. Por lo tanto, es esencial invertir en programas educativos y en el desarrollo de nuevos dispositivos y herramientas que faciliten el cumplimiento de los protocolos existentes y aumenten la seguridad del personal de enfermería.

Palabras clave: sondaje vesical, ITU, enfermería