P-260 Presentación: Póster virtual

RESUMEN DE COMUNICACIÓN
Abordaje y Control de Linfocele en Receptores de Trasplante Renal, Experiencia en nuestro centro.
Anagua Melendres Franklin; Valentina Ferrando; Begoña Etcheverry Giadrosich; Fiol Riera Maria; Bardella Altarriba Celia; Bonet Vilanova Josep Maria; Luis Riera Canals; Oscar Buisan Rueda; Manel Castells Esteve; Francesc Vigués Julià
Hospital Universitari de Bellvitge

Introducción: el linfocele es una de las complicaciones más frecuentes del trasplante renal heterotópico, afectando hasta el 20% de los casos según algunas series. La presentación clínica se produce por compresión de estructuras adyacentes como la vena renal o ilíaca y el uréter, siendo criterio de tratamiento la compresión y/o alteración de la función del injerto. El tratamiento incluye el drenaje percutáneo, la marsupialización quirúrgica o la inyección de agentes esclerosantes.

Objetivo: describir la incidencia de linfocele y su tratamiento en un hospital de alto volumen de trasplante renal y con programa de trasplante robótico.

Método: estudio de cohorte retrospectivo, revisamos nuestra incidencia de linfocele en los últimos años y necesidad de tratamiento del mismo. En nuestro centro se realiza una ecografía de control tras la retirada de catéter ureteral JJ entre 1 y 3 meses tras el trasplante renal o según necesidad clínica. Si el linfocele comprime estructuras y/o altera el funcionamiento del injerto, se coloca drenaje percutáneo y se confirma el correcto drenaje del mismo; entonces, se inicia la instilación diaria de povidona yodada según tolerancia de forma ambulatoria hasta débito inferior a 50 cc.

Resultados: se revisaron los datos de 305 trasplantes entre 2023-2024, siendo la media de edad de 63 años (SD 14), IMC 27 (SD 5) y el tiempo de isquemia fría de 694,5 (SD 499,8). El porcentaje global de linfocele reportado fue del 27% valorado en ecografía de control, siendo del 25% en los trasplantes robóticos versus el 28% en los trasplantes abiertos (p=0,668). El 21% de los linfoceles requirieron drenaje percutáneo y, de estos, el 50 % recibió tratamiento esclerosante con povidona yodada. 1 paciente requirió marsupialización laparoscópica.

Conclusiones: la incidencia de linfocele es alta y se produce en más de un cuarto de los pacientes trasplantados sin diferencia con la técnica robótica aunque la necesidad de tratamiento del mismo es baja, pudiendo resolverse si se precisa mediante maniobras percutáneas.