V-95 Presentación: Vídeo

RESUMEN DE COMUNICACIÓN
Cirugia renal endoscópica combinada (ECIRS) en paciente con riñón en herradura
Maite Miqueleiz Legaz; Ines Bezana Abadia; Zaloa Amelibia Alvaro; Borja Moraleda De Heredia; Tamara Ortega Garrido; Marta Maria García Ruiz; Lucia Bermudez Cameo; Hector Martinez Dominguez; Irene Losada Alvarez
Hospital Universitario de Navarra

Introducción

El riñón en herradura es la anomalía más frecuente de fusión renal y predispone a una mayor formación de cálculos renales. El tratamiento quirúrgico mediante abordaje combinado endoscópico y percutáneo es una técnica segura con muy buenos resultados.

Caso Clínico

Presentamos el caso de un varón de 66 años con diagnóstico previo de riñón en herradura y cólicos renales. En 2021 fue valorado de nuevo por cólico renal evidenciándose en la Urografía por Tomografía Axial Computerizada (UROTC) 2 litiasis en cáliz medio izquierdo de 6mm, otra de 5mm en cáliz inferior y una de 7mm en uréter izquierdo. Se indicó la realización de una ECIRS izquierda. Durante el procedimiento fue imposible tanto la cateterización del meato por el gran tamaño de la próstata, como la punción renal dada la ausencia de ectasia. El paciente fue intervenido de adenomectomía tipo Freyer y, posteriormente, de ECIRS izquierda.

Durante la ECIRS, se introdujo un ureterorrenoscopio flexible y bajo control ecográfico y de escopia se realizó la punción del cáliz medio. Se dilató el trayecto hasta 22 Ch y se realizó la litofragmentación con energía neumática (litotriptor Walz) y láser Holmiun.

Tras comprobar que no quedaban restos y que no había fuga de contraste en la pielografía, se colocó un catéter ureteral doble J y una nefrostomía. Presentó un postoperatorio sin incidencias y en el control posterior en consulta no se observaron imágenes litiásicas ni dilatación pielocalicial.

Conclusiones

  • En pacientes con riñón en herradura y litiasis grandes la tasa libre de litiasis con ECIRS es superior a la conseguida con litotricia extracorpórea.
  • Es imprescindible realizar una UROTC previo a la cirugía para valorar la disposición de los cálices, el colon (en muchos casos retrorenal), y la vascularización.
  • La inclinación anteroposterior de estos riñones hace que el cáliz superior sea el más posterior y, por tanto, de más fácil acceso. Según la disposición de las litiasis también se puede acceder a través de cálices medios, pero se debe evitar el acceso percutáneo a través del polo inferior ya que su disposición anterior lo hace muy dificultoso.